Pedida de Mano Sorpresa en Barcelona

        ¿Estás pensando en pedirle la mano a tu pareja? ¿Y te gustaría tener este momento captado por un fotógrafo profesional y discreto? Bueno, en este caso; una fotógrafa simpática, que te ayude no solamente con el tema de la fotografía, pero también montar el plan perfecto compartiendo contigo sus experiencias.

        ¡Pues aquí estoy! ¡Impaciente de escuchar sobre tus planes de tu pedida de mano!

        Me encanta ser el complice de las pedidas de mano secretas. Realmente es muy bonito vivir esos momentos con vosotros, desde hacer los planes hasta el momento de entrega de las fotografías, ¡todo es un subidón! Y puede ser que aparte de las fotos necesites algún consejo extra, pues ya sabes, aquí estoy, ¡encantada de compartir mis experiencias contigo!

        Entonces, ¿cómo funciona?

        Pues, a continuación detallaré unas cosas que he vivido con mis clientes. Y luego ya montaremos juntos un plan perfecto para tu pedida de mano sorpresa.

        ¡Hagamos un plan!

        Lo primero es que me cuentes tus ideas. Confirmaremos la fecha y la hora y pondremos las demás ideas en la mesa. Me gustaría saber que es lo que tienes en tu mente, cual sería el lugar ideal, ¿ya tienes una idea o quieres que lo hablemos juntos?

        Bueno, también entiendo que todo eso es un “top secret” y que puede que tengas un horario limitado para hablar conmigo, así que tu tranquilo de enviarme mensajes aunque sean las 11 de la noche (¡Y no te olvides silenciar nuestra conversación!).

        ¡Ya se está acercando!

        En cuanto se vaya acercando el día, confirmaremos las ubicaciones exactas, la hora y todos los demás detalles.

        Tendrás mi foto para que me reconozcas fácilmente a la primera en cuanto lleguéis a nuestro lugar acordado, igual como yo te pediré enviarme vuestras fotos. Y no te preocupes, estaré allá con suficiente antelación, así que tú, sin estrés, sea que llegues antes o un poco más tarde, yo estaré allá.

        La pedida - Dijo: "¡Sí, quiero!”

        Como es obvio, dijo “¡Sí!” El momento de nervios ya pasó y tu ya no te tienes que preocupar por nada. Yo capté todo en mis fotografías, así que ahora siempre cuando queráis, podéis revivir esos momentos de nuevo. ¡No hay mejor sensación!

        Y en cuanto tu lo veas, me hagas una señal y yo me acerco a presentarme y felicitaros, os traeré una botella de cava y dos copas, para que podáis brindar juntos y bueno,.. luego haremos un par de fotos más, para que tengáis el reportaje fotográfico completo… ♥